El café americano es, quizá, una de las preparaciones más consumidas a nivel mundial. Esta bebida se caracteriza por ser claramente más aguada que un espresso, pero que mantiene el sabor y aroma a café intactos. A pesar de que en la actualidad existen muchas maneras de preparar este tipo de café, su nombre y receta tienen un claro origen en la historia.

taza de café americano

Para conocer la procedencia de esta bebida debemos remontarnos a la segunda guerra mundial, específicamente cuando las tropas estadounidenses se asentaron en el territorio italiano. Para aquella época, las máquinas de espresso se encontraban en pleno auge en Italia. El hecho de poder preparar un café intenso con mucho cuerpo y aroma en poco tiempo, había logrado revolucionar la forma de tomar café de los europeos. Sin embargo, a los soldados estadounidenses, acostumbrados a una taza de café grande y una bebida claramente más aguada, esta bebida intensa y pequeña no les terminaba de convencer.

Para conocer la procedencia de esta bebida debemos remontarnos a la segunda guerra mundial, específicamente cuando las tropas estadounidenses se asentaron en el territorio italiano. Para aquella época, las máquinas de espresso se encontraban en pleno auge en Italia. El hecho de poder preparar un café intenso con mucho cuerpo y aroma en poco tiempo, había logrado revolucionar la forma de tomar café de los europeos. Sin embargo, a los soldados estadounidenses, acostumbrados a una taza de café grande y una bebida claramente más aguada, esta bebida intensa y pequeña no les terminaba de convencer.

Tanta fue la insistencia de los americanos que a los baristas italianos no les quedó más remedio que buscar algo que tratar de acoplarse a lo que les pedían sus comensales, decidieron pasar una jarra con agua junto con sus espressos para que los invitados puedan diluir su café, y así, quitarle ese sabor tan intenso. Rápidamente esta forma de tomar el café se difundió entre los soldados estadounidenses, quienes comenzaron a pedir un café “al estilo americano” para referirse a esta nueva preparación.

A partir de ese momento, el término de “café americano” hace alusión al espresso diluido con agua caliente. Actualmente existe cierta controversia sobre si el verdadero café americano es esta variante del café espresso o si se trata del café filtrado, que era su forma tradicional. Ciertamente esto es un tema de interpretaciones, pero de lo que podemos estar seguros es que antes de este suceso el termino no era utilizado.

«Se cambia más fácilmente de religión que de café»

Georges Courteline

Tadeo Agama

Redactor

Graduado de Ingeniería en administración de empresas turísticas y hoteleras de la UDLA, pero sobre todo Barista y apasionado por el café, con más de 5 años de experiencia en la industria cafetera del Ecuador. Participante de 2 campeonatos nacionales de barismo, alcanzando el 5to y 4to lugar.

Califica este artículo!
(Votos: 5 Promedio: 5)
Comparte con tus amigos!